Una aventura extraordinaria

LOP-H
Este 20 de Diciembre, entre las salas cinematográficas tendremos el estreno de “Life of Pi” mejor conocida al español como “Una aventura extraordinaria”.

En la traducción de los nombres de las películas al español encontramos casi por regla general estas controversias respecto a que si el título original es mejor, o si está mal traducido, o que no tiene nada que ver con el título original… en fin, no acabaríamos la lista. Sin embargo, haber nombrado como Aventura Extraordinaria, la “vida de pi” (como sería su título traducido a nuestro idioma) es un título que si bien no hace justicia a la traducción literal del texto, lo hace a la historia.

Hablemos primero de lo más relevante: la trama. Este filme de Ang Lee, sale de la adaptación de la novela homónima de Yann Martel, en la que “Pi” (Piscine Molitor) Patel habla con un escritor ateo sobre su vida, bajo la premisa de que Pi, podría hacer creer al escritor en dios.

La pregunta es ¿Cómo un auto proclamado hindú-cristiano podría hacer creer a un ateo contándole su vida? Quizá al escuchar uno esa pregunta lo primero que uno piensa es: bien, me contarán una historia trágico-fantástica sobre el amor y la piedad de dios, con alguno que otro milagrillo por ahí… pero no, no es completamente así como opera esta historia. Trataremos de no derrumbar el elemento sorpresa con la siguiente descripción, Pi le cuenta al escritor cómo en primer lugar tuvo sus primeros acercamientos desde muy niño con lo que llamaremos la trascendencia, es decir, con la o las divinidades de distintas religiones.

Desde el Islam, el Hinduismo y el Cristianismo hasta dar con la racionalidad representada por el padre de Pi, en la filosofía, la ciencia y los libros, carentes todos ellos de ese “oscurantismo” llamado Dios, como diría el señor Patel.

Nuestro protagonista al perder la magia y el encanto de la trascendencia, encuentra entonces un agujero en su vida, que trata de llenar compulsivamente.

Posteriormente adviene la tragedia de la que hablábamos anteriormente, esa que inicia con un cambio y culmina con un enfrentamiento contra sí mismo. La familia Patel, se muda de la India, hogar de toda la vida de la familia, entre opiniones encontradas sobre si es o no lo mejor. Todo transcurre sin menor incidente hasta que ocurre la tragedia que divide a la familia y nos deja con Pi, montado en un bote con una hiena, una zebra, un orangután y Richard Parker…

La identidad de Richard Parker, será mejor conocerla en las salas del cine. Dejemos hasta aquí la trama…

En este punto, y en medio del conflicto encontramos lo extraordinario en esta aventura. No sólo por la fábula fantástica que representa la historia de Pi, las bellas estampas de la cultura India o la sorprendente capacidad del equipo encargado de entregarnos este filme de mantenernos despiertos e interesados en una película de larga duración. Sino de la posibilidad de generar una historia que sería creíble y aceptable para religiosos y ateos por igual, el dejar las respuestas de ¿qué está más allá del ser humano? ¿Existe dios? ¿Qué religión es la correcta? Completamente abiertas a la imaginación del espectador. Pero cabe aclarar, no deja las preguntas sin respuesta, solo da una respuesta que es un espejo en donde no veremos otra cosa que nuestras propias ideas y emociones reflejadas…

En cuanto a los efectos 3D en que se entrega el filme, impecables. No cabe duda que el trabajo del 3D en un filme sin secuencias de acción, explosiones o ruidos estridentes, no le pide nada a éstos últimos géneros, e incluso resulta en un viaje lleno de maravilla que nos comparte la belleza de nuestro mundo.

Por último y para concluir, quizá un punto que a muchos se nos escapa de la mirada si no estamos familiarizados con el tema: el trato justo a los animales. Esta película relata de manera muy íntima, distintas posturas existentes ante el trato animal, les invito a reflexionar también un poco los matices que existen entre el trato de Pi hacia los animales del zoológico: antes de la charla del padre, y después de la misma. En este punto podríamos llevarnos también una interesante reflexión.

Ampliamente recomendable para toda la familia, para una larga charla post-película, y ¿porqué no? Para llegar a la casa saludando con afecto a nuestros felinos domésticos.

¡Hasta la próxima entrega!

E. Torres

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>