Rápido y Furioso 7

f7Se murió el Torito y yo no sabía. Rápido y Furioso 7 cruza la línea entre la ficción y la realidad haciendo un homenaje póstumo al actor Paul Walker en quizá el único momento inmortal de toda la serie.

De qué trata la historia

Una de las consecuencias de llevar una vida peligrosa es que, al ir marcando camino, es inevitable tener que deshacerte de la mala hierba. El problema es cuando esa hierba tiene una familia vengativa con habilidades para la pelea que cruzan la frontera de lo inverosímil y lo mortal.

Deckard Shaw busca eliminar a todo el equipo de corredores, mientras estos hacen un trato con el gobierno para recuperar un arma tecnológica de poder ilimitado, para así nivelar el terreno de lucha frente a un villano que pareciera le robó sus poderes al mítico Chuck Norris. Nada lo mata.

Duelo de personalidades

Tal vez el repertorio histriónico de Vin Diesel, Jason Statham y Dwayne Johnson se pueda enumerar en una servilleta, pero su falta de habilidades actorales las compensan con mucho carisma y personalidad. 

Claro que si los autos salieran en los créditos, habría que mencionar también a los coches de la película, que son una chulada.

1974395_10152459701558313_5684686794600634259_o

Diagnóstico final

No hay mucho qué decir en cuanto a su historia. La revoltosa trama es maquillada con música, persecuciones y movimientos de cámara innecesarios, aunque en este caso la fórmula funciona.

Si la primera película de Rápido y Furioso tuvo éxito por su combinación de acción y carreras con sabor a cine independiente, en la séptima de la serie los elementos de espectáculo han escalado tanto que uno podría pensar que echan a perder la experiencia, pero todo lo contrario. Las acrobacias y persecuciones llegan a momentos tan extraordinarios que más de una vez se escucharon aplausos en la sala.

Rápido y Furioso 7