La Cenicienta

C-H
Muchos se han quejado de que, en los últimos años, la industria cinematográfica de Hollywood se ha caracterizado por hacer todo tipo de remakes, reboots, adaptaciones, spin-offs, precuelas y secuelas de un material ya existente, ya sean filmes, series de televisión, y sobretodo libros exitosos.

Quizás esto representa una falta de originalidad por parte de los realizadores, pero aquellos que siempre han querido ver su historia favorita en la pantalla grande terminan haciendo de estos filmes líderes de taquilla, sean buenos o no.

Algunas productoras y en especial Disney, definitivamente han sabido utilizar y explotar este recurso, y hemos estado viendo un desfile interminable de versiones live action de los clásicos cuentos de hadas. Por mencionar algunos, esta la versión de Tim Burton de la novela de Lewis Carroll, Alice in Wonderland (2010), la cuál obtuvo críticas variadas en su estreno, pero resultó una decepción para la mayoría del público.

Tiempo después se estrenaron simultáneamente dos versiones del clásico de los Hermanos Grimm Snow White, que llevaron por nombre Snow White and the Hunstman protagonizada por Kristen Stewart y Charlize Theron, y Mirror Mirror, estelarizada por Lily Collins y Julia Roberts. Ambas se estrenaron en el 2012, la primera con un toque oscuro y un poco violento, y la segunda como una especie de sátira. Sin embargo, las dos pasaron sin pena ni gloria.

snow-white-and-the-huntsman-mirror-mirror

El año pasado vimos Maleficent (2014), con Angelina Jolie y Elle Fanning, que tuvo una mejor recepción y mejores números en taquilla. Finalmente, este año en los premios de la Academia hubo algunas nominaciones para el musical Into the Woods (2014), dirigida por Rob Marshall, la cuál es una especie de mezcla de distintos cuentos de los Hermanos Grimm.

Cuenta con un sólido reparto encabezado por Meryl Streep, y no se le puede llamar “familiar”, pues contiene elementos algo retorcidos, y retoma viejos detalles un poco siniestros de los cuentos que fueron modificados en las versiones para niños.

branaghFinalmente, este año llega la nueva versión de Cenicienta, dirigida por Kenneth Branagh. Para ubicar a este director, se puede recordar fácilmente como el actor que interpretó al egocéntrico y torpe maestro Gilderoy Lockhart, en Harry Potter and the Chamber of Secrets. Branagh tiene una amplia trayectoria como director, guionista y actor de cine y teatro. Entre las producciones que destacan en su filmografía como director, se encuentran desde adaptaciones de clásicos como Frankenstein (1994) o Hamlet (1996), hasta blockbusters como Thor (2011).

Tal vez por esta versatilidad es que Disney lo eligió para el proyecto, y la verdad es que funciona bastante bien, pues la película en todo momento es fluida, divertida para los niños e incluso entretenida para los mayores.

Cenicienta es muy apegada a la versión del cuento escrita por Charles Perrault, la cual es la mas popular por ser en la que se inspiró el clásico animado de 1950, aunque también cuenta con algunos elementos del cuento original de los Hermanos Grimm. Solo existen en el filme algunos detalles mínimos que difieren de la primera versión que Disney lanzó hace ya 65 años.

Hay varios factores que deben destacarse, empezando por los actores. La primera a la que se debe mencionar (incluso antes que a Cenicienta) es a la madrastra, interpretada por Cate Blanchett. La ganadora del premio de la Academia logra todo lo que se espera del personaje de Lady Tremaine, perverso pero a la vez cómico con su empeño en casar a sus hijas.

csisters

Las hermanastras Anastasia (Holliday Grainger) y Drizella (Sophie McShera) también cumplen brindando algunas de las escenas mas divertidas del filme. Cabe mencionar la participación del reconocido actor Stellan Skarsgård como El Gran Duque, y finalmente a la protagonista Lily James como Cenicienta y a Richard Madden como el príncipe. Ambos prácticamente desconocidos en el ámbito cinematográfico, tuvieron participación en las series para televisión Downton Abbey y Game Of Thrones, respectivamente.

Mención aparte para Helena Bonham Carter en el papel del hada madrina. A pesar de tener escasos minutos en pantalla, se lleva la mejor escena de la película, que también incluye muy buenos efectos especiales, en la cuál también tenemos la oportunidad de ver la transformación de Cenicienta, la calabaza que se transforma en carruaje, y los ratoncitos, lagartija y ganso, convertidos en caballos, mozo y hasta chofer.

Con un diseño de producción y vestuario mas que notables, una fotografía que sobresale entre este tipo de películas comerciales, y efectos especiales que hacen sentir como si se estuviera viendo de nuevo la versión animada, no hay algo verdaderamente malo que decir de esta nueva Cenicienta.

No se debe comparar con otro tipo de filmes de cine de arte, esperar un guión complejo o una propuesta totalmente innovadora, más bien hay que aceptar que es simplemente una versión del cuento clásico muy bien lograda, que es más de lo que se puede decir de los anteriores intentos que ya se han mencionado.

Yo salí gratamente sorprendida, y no dudaría que los papás tengan que verla en mas de una ocasión junto con sus hijas, pues no hay que olvidar que finalmente, es al público infantil a quien va dirigida.

 

Esta nota también se encuentra disponible en la sección Piensa de Reporte Indigo