Bajo la misma estrella: “Maybe ‘okay’ will be our always”

the_fault_in_our_stars-H

 

Titulo Original: The Fault in Our Stars

Dirección: Josh Boone

Reparto: Shailene Woodley, Ansel Elgort

Hacer una película decente basada en un buen libro es difícil. Hacer una muy buena película que se enfoca en el amor atraves de una enfermedad que –desafortunadamente- nos ha afectado a todos de una o de otra forma es sumamente complicado. Juntar todo lo anterior y tener un buen resultado es muy raro de encontrarse y digno de ir a verse.

Hazel Grace (Woodley) y Augustus Waters (Elgort) son dos chavos que se conocen –y enamoran- en un lugar no muy romántico: Un grupo de ayuda para pacientes con cáncer.

Ya se lo primero que haces al leer esto es rodar los ojos, suspirar y pensar en todas las películas romanticonas que ya has visto donde los protagonistas tienen algún tipo de enfermedad (Diario de una Pasión, Efecto Mariposa, Un amor para recordar, etc). Sin embargo, me atrevería a decir que esta película se siente diferente y creo que se debe a que es auténtica y dinámica. La forma de ser contada es muy ágil, ya que es “platicadita” por su protagonista: Hazel Grace, una chica quien con solo 17 años ha vivido más de lo que la mayoría viviría a los 40.

Interpretada por Shailene Woodley, Hazel es un personaje con el que nos dolemos, nos reímos y nos enamoramos. La última vez que vimos a Shailene fue como la hija mayor de George Clooney en Los Descendientes. Y no se ustedes, pero me acuerdo que aunque la película no me terminó de gustar, esa niña tenía algo que atraía, que era honesta, que tenías que verla. Y así pero mejorada, viene en este papel de Hazel Grace: una actuación tan real que no parece actuada.

El interés amoroso de Hazel, es interpretado por Ansel Elgort a quien si pusiste atención lo viste en la versión del 2013 de la película de Carrie… Mejor les sigo platicando que el chico tiene potencial, tiene un papel más juguetón e infantil que el de Hazel, pero igual de honesto y que llega hasta al más grinch de toda la sala.

Los escritores son Michael H. Weber y Scott Neustadter, los culpables de que todas las mujeres odiaramos a Zooey Deschanel en (500) Dias con Ella. La verdad es que el libro es cortito, pero la película tiene lo mejor de los dos mundos, te lo resume sin que te pierdas ni un solo detalle. Quien lea el libro se dará cuenta que la mayoría de las líneas del libro estarán en la película.

Sin duda una muy buena película para irla a ver en una rica tarde, una buena compañia y tantitos Kleenex. No hay que ir pensando que es una película solamente para adolescentes y que es solo pubertos enamorados a lo Crepúsculo. Es lindo sorprenderse al darnos cuenta que aún con todo lo que vivimos y lo que nos rodea, podemos conmovernos, reír y llorar viendo a dos jóvenes enamorados.